UNA NOCHE MÁS

En  esta  hora  indisoluble,  bañada   
de  quejas  y  avatares  nocturnales; 
rotas  mis  ilusiones  por  las  garras  del  destino, 
solo,  entre  mis  cuatro  muros  de  holocausto 
percibo  un  raudal  de  notas  milenarias. 

¿Dónde  está  ese  unigénito 
salvador  de  almas  y  de  pueblos, 
precursor  de  libertad  y  esperanza? 
No  has  tocado  mi  frente  fría  y  temblorosa, 
rezago  del  tiempo  envilecido, 
abertal  de  años  carcomidos, 
marañas  de  mis  sueños  no  soñados, 
despojos  de  mis  ansias  destruidas. 

¿Dónde  está  la  estrella  mañanera 
que  guía  al  caminante  solitario 
naufragado  en  la  arena  de  la  vida? 
No  has  llegado  a  mí,  ayer  ni  hoy, 
¿acaso  llegarás  mañana? 
Enciende  tu  luz  redentora 
y guía  mis  pasos,  perdidos 
en  la  urdimbre  de  dolor  y  falsedad. 

Dadme  una  señal  de  espera: 
como  los  polvorientos  huertos  al  invierno, 
como  la  peregrina  golondrina 
espera  el  atardecer  de  un  verano, 
como  esperan  los  días  su  calendario 
en  este  largo  camino  de  la  vida. 

Una  noche  más 
y  mi  alma  visitará  el  umbral  de  tu  puerta, 
mientras  mi  cuerpo  frío  y  silencioso 
ungido  de  aromas     
exhalados  del  árbol  que  fuera mi amparo 
a  la  vera  del  camino,   
con  sombríos  toques  de  campanas 
de  aquellas  agoreras  de  mis  males 
que  van  marcando  la  hora 
entre  la  luz  y  las  tinieblas, 
y un  féretro  crujiente  con  olor  a  muerte 
barnizado  con  sangre  de  mis  venas..., 
¡descenderá  al  vasto  mundo  de  un  sepulcro!

Comentarios