EL SONIDO DEL SILENCIO

Escucho  el  silencio   
taladrando  el  mármol 
de  mi  encrucijada. 

A  veces  festivo 
a  veces  sombrío 
golpea  mi  almohada. 

En  mis  sueños  huye 
cual  león  herido 
su  cara  crispada. 

Al  nacer  el  aura 
regresa  la  fiera 
fija  su  mirada. 

Sujeta  a  mi  pecho 
la  garra  mortal, 
de  aquel,  sangre  emana. 

Lacera  mis  sienes 
carcome  mis  huesos 
de  infinita  rabia 

Cada  atardecer 
me  ruge  al  oído 
como  una  cascada 

Escudriña  mi  alma 
ríe  a  carcajadas
de mi suerte vana.

Comentarios