VERDADES AMARGAS

Yo  fui  la  espina  que  hirió  tus  sienes 
y  fui  la  sombra  que  nubló  tu  camino. 
Sé  que  el  recuerdo  en  tu  memoria  tienes. 
¡Toda  la  culpa  lo  tiene  el  destino! 

Yo  fui  el  muro  en  tu  amplia  vía 
y  fui  la  hiedra  que  enredó  tus  pies. 
Trunqué  tus  pasos  con  mi  porfía 
y  clamé  tu  amor,  no  solo  una  vez. 

La  luz  de  mis  ojos  se  apagará  un  día 
y  otra  luz  en  tu  vida  se  posará. 
¿Es  lo  que  tu  corazón  quería?...
¡Ya  para  mí,  nada  cambiará¡   

Cuando  mi  cuerpo  mustio  y  doliente 
de  este  mundo  ya  se  despida; 
te  dirá  mi  alma  muy  sonriente: 
“¡es  solamente  que  se  va  una  vida!”

En  el  instante  que  mis  despojos 
en  una  tumba  veas  perder, 
procura  enjugar  tus  ojos 
y  solo  una  lágrima  dejes  caer. 

Una  laude  de  piedra  sellará  mi  morada 
y  en  letras  blancas  anunciará  mi  nombre.
El  tiempo  lo  dejará  en  nada:
¡sin flores, sin cruz y sin nombre!

Comentarios