NADA DEBO A LA VIDA


Cuando  la  vida  me  haga  una  mueca
alertando  mi  partida,
cuando  la  risa  se  convierta  en  miedo
y  huya  de  mi  boca,
cuando  mi  sollozo
se  escuche  a  la  distancia,
cuando  se  derrumbe  el  muro  que  me  sostiene
y el  polvo  salpique  a  mi  cara,
cuando  mi  camino  se  trunque
después  de  tanto  haber  andado,
cuando  ya  de    no  quede  nada
y  mi  corazón  haya  pausado;
advertiré  que  nada  dejo
nada  llevo
que  nada  debo  a  la  vida,
y  si  es  deuda  haber  vivido  en  ella
forjándome  tenazmente,
con  mi  muerte  pagaré  cumplidamente.

Comentarios