LA COPA VACÍA


(Tomado de Google Imágenes, s.f.)

Voy a vaciar la copa a medias
que tú dejaste entre mis manos
y a embriagarme en el silencio
eterno que perturbó mí destino.        
                                                                  
La enzima de tus labios envilecidos                      
será el nepente para aliviar mis males.         
El acíbar de aquella última pócima                                         
será el bálsamo para el olvido.                                    
                                                                                  
Mientras en la otra orilla de la vida               
donde permanece subyacente tu alma                  
en vano intentas detener el tiempo
recordando un pasado que nunca vuelve.

Atrás quedó impreso con tinta roja                                   
el deleznable borrador de nuestro diario                            
donde insomnios de un fatídico amor
escribimos las siglas de nuestros nombres.                        

Atrás quedó el murmullo de nuestras voces
esparcido entre las nubes de aquellas tardes.       
Atrás quedó el fulgor de las auroras            
entrampado en la maraña de los recuerdos.          

La gota prohibida que en la copa yacía
esperando el último sorbo de la discordia,
fue la manzana de Eva predestinada
y la obediencia de Adán no eximida.   

El tiempo carcome la escoria
residuo del hierro candente.
Un desdén arrebata ilusiones
como el día cuando muere la tarde.

El rubor de nuestro primer beso
como una rosa nomás ayer nacida
se esfumó entre las migajas de la vida          
y en el filo acerbo de una copa vacía.

Poema finalista en Concurso Hispano - Americano de Poesía "GABRIELA", en homenaje a Gabriela Mistral, realizado en Chañaral - Chile, 2012.

Comentarios