Canto Al Mar

Isla Gran Canaria - España


Cuando te miran los astros,
¿Mar: en qué piensas?
¿Qué eres el gigante incólume
Abrazando orillas soñolientas
Que por milenios cedieron su espacio
Ante la furia de tus huestes
Propiciando su derrota?
¿Qué eres el dios de los milagros
Por sostener a tanta criatura
En aquel caparazón líquido
Nacido de la nada?
¿Fue un vagabundo que migró
De alguna estrella lejana?
¿Que vistió de lino azul como el cielo
Y encontró cabida en la oquedad
De un cuerpo por mandato divino?
¿El monstruo que se encrespa
Y en su arrebato infla sus glándulas
Arrojando su esputo destructor
Entregando solo despojos
Y espumas destruidas a la orilla?
¿Es acaso la alfombra añil
Donde hábiles danzarinas
Escoltadas por ojos diamantinos,
A la par con las estrellas
En despliegue de colores y de formas
Manifiestan su belleza?
Mar de dulzura transparente,
Lámina de sal acumulada.
Con tu reflejo embriagas a la luna
Y matizas el color del arco iris.
Cántaro que recoges el susurro de la lluvia
Y guardas en tu pureza el secreto de la vida.
Ventana por donde se escapa la brisa
Y se incendia el sol por la mañana.
De tus entrañas emerge el vaho
Que humedece los campos
Y de ahí, la savia que florece la existencia.
Mar que en las noches de bohemia
Cantas tus cuitas al marinero solitario.
Eres nido y refugio de gaviotas
En tu oleaje de espumas.
Cripta transparente del albatros
-Viajero gigante de los aires-
Con su paraguas de plumas
Embellece tus confines.
Explanada insondable
Del cielo añil que te reviste,
Donde la golondrina, soberbia
Rompe el velo del encanto
Hacia la roca perfumada.
Tus bordes de cristales imantados
Donde se dora el sol en el ocaso,
Como frágiles estatuas se desgajan
Hacia el pozo salobre de los abismos.
Sobre tu lecho descansa
La mirada furtiva del amante
Y el arpón amargo del suicida.
Eres la tumba del pirata
En tu espejo trizó su espada
Y en la espuma flota su nombre
Junto a su reina amada
Y allí descansarán eternamente
Bajo el mítico imperio
Del dios que habita tu morada.

Publicado en la Antología Memorias del Mar, Argentina.

Comentarios