Anhelo de Paz



Que la paz se anteponga a la guerra,
El acero hostil huya en derrota.
Que el odio punzante de mentes viles
Se transmute en esencia de amor.

Paloma del alba, luz de armonía
Levántate y vuela fronteras
Y desde tu alcor
Iluminad la razón del hombre suicida.

Sofocad el resonar de los tambores,
El trueno del cañón sinónimo de muerte.
Flamead por lo alto tu única bandera
Como un acto de sublime hermandad.

Estrechemos los brazos amigos.
¡Oh, Pueblos dignos del mundo!
Con la sangre vertida por los héroes
Escriba la página final de la guerra.

Publicado en el libro El Árbol de la Paz, tomo I, Argentina

Comentarios